La puesta en marcha, el mejor protocolo de seguridad de los grupos electrógenos

Genesal realiza cada año más de 600 puestas en marcha, la mayoría fuera de España.

Comprobar que los niveles de aceite, combustible o refrigerante son los óptimos, que las entradas de aire son las correctas o que la máquina llega a su destino en las mismas condiciones en las que ha salido de fábrica, son tan solo algunos de los pasos del protocolo técnico previo a la puesta en marcha de cualquier grupo electrógeno, un chequeo tan exhaustivo como imprescindible que en Genesal  Energy coordina Guillermo Docampo con la maestría que le otorgan sus 40 años de experiencia en el sector energético.

Desde la fundación de Genesal, hace casi 25 años, Docampo y todo el equipo de ingenieros de pruebas, conoce al dedillo cada máquina que se diseña y construye en la fábrica porque su trabajo consiste precisamente en eso, en que nada falle, en supervisar que el grupo que adquiere un cliente, que se crea a la medida de sus necesidades, está en perfectas condiciones antes de la entrega definitiva. “Nuestro servicio es como el de la ITV, nosotros somos los que damos la conformidad”, cuenta.

La puesta en marcha es, por tanto, fundamental para evitar problemas posteriores, para minimizar y descartar riesgos. Mientras que en los grupos electrógenos estándar –como los diseñados para dotar de energía a una granja o un hotel– los pasos previos para realizar con éxito el arranque son relativamente sencillos, en el caso de los grupos especiales (centrales nucleares, hospitales o centrales de ciclo combinado, entre otras instalaciones) la situación es completamente diferente por las propias características del grupo.

Si en los grupos estándar es relativamente frecuente que el departamento de postventa asuma esta labor –“un buen manual de instrucciones y unas nociones básicas son, la mayoría de las veces, suficientes”, indica el experto– en las máquinas especiales, el protocolo es diferente: “Al lugar siempre se traslada un equipo de Genesal o técnicos que han recibido formación previa impartida por nuestro personal”, subraya Guillermo Docampo

Más de 40 países

A nivel global, el número de puestas en marcha realizadas por Genesal Energy supera las 600 al año, lo que supone casi una media de dos al día, aunque el porcentaje varía mucho en función del mapamundi. A nivel nacional, el 30% de los servicios de Genesal Energy incluyen las puestas en marcha, pero el porcentaje se dispara en el mercado internacional donde en países como Perú ya representan el 95%.

En realidad, las propias características de los grupos que se venden fuera de España (muchos de ellos especiales) explican este elevado número de puestas en marcha. “Siempre es conveniente que los procesos de supervisión y arranque los lleve a cabo la empresa fabricante porque nosotros y nuestros servicios técnicos conocemos mejor que nadie el producto”, puntualiza Docampo, que a lo largo de su carrera ha llevado la energía de Genesal a más de 40 países.

Colombia, Ecuador, Sudáfrica, Ghana, Arabia Saudí, Georgia o Qatar forman parte de la amplia cartera de clientes internacional de Genesal, donde el servicio de puesta en marcha siempre suele ir incluido.

Cursos de formación

Sin duda, la formación es una herramienta básica de trabajo a la hora de las puestas en marcha, para que las labores de supervisión y control que requieren estos chequeos se realicen con total garantía.

De este modo, Genesal imparte para este fin una media de cuatro cursos anuales en su sede central de Bergondo (A Coruña), aunque sus programas también incluyen planes y sesiones de formación en el extranjero, dando clases al personal que va e estar en contacto con el grupo electrógeno o al personal vinculado a Genesal que se encargará de las labores de mantenimiento.

Los cursos son muy necesarios para tener un conocimiento exhaustivo de la máquina y, por tanto, para comprobar que todo está ok. Necesitamos garantizar el funcionamiento de los equipos en periodos de emergencia y para esto es fundamental un buen mantenimiento del equipo, para lo que se necesita una formación adecuada”, subraya Docampo.

PASOS PARA SELECCIONAR UN GRUPO ELECTRÓGENO

Scania_genset

Cuando existe la necesidad de contar con estos equipos, ya  sea para asegurar el suministro de electricidad ante un fallo del suministro normal en nuestro lugar de residencia o de trabajo, o bien rebajar nuestro gasto económico en energía, es necesario saber cómo seleccionar un grupo electrógeno correctamente.

A medida que responda las interrogantes, podrá tener una idea aproximada de la capacidad que deberá tener a la hora de seleccionar un grupo electrógeno.

¿Qué debe seguir funcionando en caso de cortes de energía programados o inesperados?

En este punto, y si se contemplan motores eléctricos, una buena aproximación es considerar como regla general que la “corriente de arranque” es igual a 3 veces la corriente nominal o de trabajo, si el motor es arranque estrella triángulo; 6 veces la corriente nominal o de trabajo, si el motor es arranque directo. En el caso de ascensores, los motores eléctricos pueden estar con partidores suaves o variadores de frecuencia, y la corriente de arranque se puede estimar en 2,5 veces la corriente nominal o de trabajo.

Por lo general, la potencia de un motor expresada en HP (o caballos de fuerza), se convierte a consumo eléctrico multiplicando este valor por un factor de 0,746, dando por resultado kilowatts (kW). Por lo tanto, todos los motores eléctricos se deben llevar a la unidad de potencia kW y aplicar el factor que corresponda a su tipo de partida.

¿Qué zonas deben continuar con iluminación básica?

Se deberá calcular en base a la cantidad total de fuentes lumínicas, multiplicado por el consumo expresado en Watts de cada una de ellas, y el total se dividirá por 1.000 para obtener kilowatts. Teniendo las respuestas a las preguntas anteriores, se tendrá a grosso modo una idea del tamaño del equipo.

¿Quién dimensiona exactamente el grupo electrógeno?

La determinación del tamaño o capacidad del grupo electrógeno y su configuración, son parte del proyecto eléctrico, mecánico o de obra civil, el cual definirá:

  • Potencia necesaria para cubrir necesidades presentes y futuras.
  • Elementos que debe incorporar el equipo (arranque manual o automático, operación en paralelo con otros equipos o con la red pública, insonorización, depósitos de combustible auxiliar, calefactores, etc.).
  • Normativas legales a cumplir (eléctrica, ruido, emisión de gases y partículas).
  • Lugar donde serán instalados el o los equipos (bajo techo, intemperie, elevación sobre el nivel del mar, ambientes polvorientos, etc.).

Ejemplo: ¿Cómo estimar la potencia del grupo electrógeno?

Comunitel-Vigo_3Finalizaremos con un ejemplo de cómo estimar la potencia de un grupo electrógeno para un edificio de apartamentos de 12 pisos con los siguientes equipos a respaldar:

  • 1 Ascensor de 15 kW: arranque con variador de frecuencia (VF), 380V.
  • 2 bombas de agua: 10 HP c/u, arranque estrella-triángulo (E-T), 380V.
  • 1 bomba caldera: 5 HP arranque directo (DOL), 380V
  • 1 escala presurizada para incendios: 15 HP, arranque directo (E-T), 380V.
  • Iluminación pasillos comunes: 5,5 kW (55 fuentes de 100 W c/u), 220V.
  • Iluminación Hall de acceso: 1,5 kW (15 fuentes de 100 W c/u), 220V.
  • Portón acceso vehículos: 0,5 kW, arranque directa (DOL), 220V

A continuación, haremos el cuadro de cargas y se definirán las potencias de arranque de cada equipo. Para este caso, veremos el escenario con más demanda para el cálculo del grupo electrógeno, uno con ascensor y otro con la escala presurizada, ya que ambos no funcionan en forma simultánea.

 

Cuadro de Cargas
Equipo Potencia Nominal (kW) Tensión (V) Potencia Equivalente 380 V (kW) Tipo de arranque Factor de arranque Potencia de arranque (kW)
Ascensor 15 380 15 VF 2,5 37,5
Bomba de agua 7,5 380 7,5 E-T 3 22,5
Bomba de agua 7,5 380 7,5 E-T 3 22,5
Bomba de caldera 3,7 380 3,7 DOL 6 22,2
Escalera pres. 11,2 380 11,2 E-T 3 33,9
Iluminación pasillos 5,5 220 1,9 1 1,9
Iluminación hall 1,5 220 0,5 1 0,5
Portón 0,5 220 0,5 DOL 6 3,0
Total con ascensor TOTAL 36,6
Total con escala presurizada TOTAL 32,8
Total potencia de partida con ascensor (kW) 110,1
Total potencia de partida con escala presurizada (kW) 106,2

 

Recordar que este cálculo es una estimación, la potencia final del grupo electrógeno definitivo no será mayor al que calcularemos pero si podría ser menor. En cálculos más exactos se deben considerar factores como tipo de cargas lineales o no lineales, factores de uso, simultaneidad de los arranques…

La peor condición es con el ascensor funcionando, es decir 110,1 kW: Esta potencia es la máxima transitoria que podría eventualmente solicitarse al generador, el cual tiene un factor de potencia de 0,8 (valor para todos los alternadores AC estándar). Entonces, se tiene que kVA = kW / 0,8

Entonces, la potencia aparente (kVA) del generador será de: 110,1 / 0,8 = 137,6 kVA, potencia máxima transitoria solicitada al grupo electrógeno considerando que todos los equipos arranquen simultáneamente. Sin embargo, la potencia cuando todos los equipos estén funcionando será de 36,6 / 0,8 = 45,8 kVA.

¿Arranque simultáneo o secuencial?

A la hora de seleccionar un grupo electrógeno también hay que definir la potencia que debe tener. Esto será en función de factores de simultaneidad y de uso que aplican los proyectistas eléctricos.

Para nuestro ejemplo, una buena aproximación es aplicar un factor de 0,8 a la potencia máxima calculada, es decir 137,6*0,8 = 110 kVA, que esta será la potencia Stand-by o de emergencia que deberá tener el grupo electrógeno.

No obstante, si se pudiera hacer una secuencia de partidas de los equipos, con los equipos arrancando de manera secuencial, la condición más crítica para el grupo electrógeno será cuando todos los equipos estén funcionando y arranque el ascensor, cuando la potencia máxima solicitada será de (36,6 kW – 15 kW) + 37,5 = 59,1 kW

En este caso, la potencia aparente será 59,1 / 0,8 = 73,9 kVA. Aprecie la diferencia que resulta considerando un arranque simultáneo de todos los equipos (110 kVA) comparado con el arranque de los equipos en forma secuenciada (73,9 kVA), un 33%.

Con este valor de potencia, el cliente ya puede comenzar una evaluación preliminar técnico-económica de su necesidad de respaldo de energía.

En resumen, para seleccionar un grupo electrógeno se debe considerar:

  1. Definir que equipos se conectaran al grupo electrógeno.
  2. Dimensionar el grupo electrógeno en función de los equipos que se conectarán.