La puesta en marcha, el mejor protocolo de seguridad de los grupos electrógenos

Genesal realiza cada año más de 600 puestas en marcha, la mayoría fuera de España.

Comprobar que los niveles de aceite, combustible o refrigerante son los óptimos, que las entradas de aire son las correctas o que la máquina llega a su destino en las mismas condiciones en las que ha salido de fábrica, son tan solo algunos de los pasos del protocolo técnico previo a la puesta en marcha de cualquier grupo electrógeno, un chequeo tan exhaustivo como imprescindible que en Genesal  Energy coordina Guillermo Docampo con la maestría que le otorgan sus 40 años de experiencia en el sector energético.

Desde la fundación de Genesal, hace casi 25 años, Docampo y todo el equipo de ingenieros de pruebas, conoce al dedillo cada máquina que se diseña y construye en la fábrica porque su trabajo consiste precisamente en eso, en que nada falle, en supervisar que el grupo que adquiere un cliente, que se crea a la medida de sus necesidades, está en perfectas condiciones antes de la entrega definitiva. “Nuestro servicio es como el de la ITV, nosotros somos los que damos la conformidad”, cuenta.

La puesta en marcha es, por tanto, fundamental para evitar problemas posteriores, para minimizar y descartar riesgos. Mientras que en los grupos electrógenos estándar –como los diseñados para dotar de energía a una granja o un hotel– los pasos previos para realizar con éxito el arranque son relativamente sencillos, en el caso de los grupos especiales (centrales nucleares, hospitales o centrales de ciclo combinado, entre otras instalaciones) la situación es completamente diferente por las propias características del grupo.

Si en los grupos estándar es relativamente frecuente que el departamento de postventa asuma esta labor –“un buen manual de instrucciones y unas nociones básicas son, la mayoría de las veces, suficientes”, indica el experto– en las máquinas especiales, el protocolo es diferente: “Al lugar siempre se traslada un equipo de Genesal o técnicos que han recibido formación previa impartida por nuestro personal”, subraya Guillermo Docampo

Más de 40 países

A nivel global, el número de puestas en marcha realizadas por Genesal Energy supera las 600 al año, lo que supone casi una media de dos al día, aunque el porcentaje varía mucho en función del mapamundi. A nivel nacional, el 30% de los servicios de Genesal Energy incluyen las puestas en marcha, pero el porcentaje se dispara en el mercado internacional donde en países como Perú ya representan el 95%.

En realidad, las propias características de los grupos que se venden fuera de España (muchos de ellos especiales) explican este elevado número de puestas en marcha. “Siempre es conveniente que los procesos de supervisión y arranque los lleve a cabo la empresa fabricante porque nosotros y nuestros servicios técnicos conocemos mejor que nadie el producto”, puntualiza Docampo, que a lo largo de su carrera ha llevado la energía de Genesal a más de 40 países.

Colombia, Ecuador, Sudáfrica, Ghana, Arabia Saudí, Georgia o Qatar forman parte de la amplia cartera de clientes internacional de Genesal, donde el servicio de puesta en marcha siempre suele ir incluido.

Cursos de formación

Sin duda, la formación es una herramienta básica de trabajo a la hora de las puestas en marcha, para que las labores de supervisión y control que requieren estos chequeos se realicen con total garantía.

De este modo, Genesal imparte para este fin una media de cuatro cursos anuales en su sede central de Bergondo (A Coruña), aunque sus programas también incluyen planes y sesiones de formación en el extranjero, dando clases al personal que va e estar en contacto con el grupo electrógeno o al personal vinculado a Genesal que se encargará de las labores de mantenimiento.

Los cursos son muy necesarios para tener un conocimiento exhaustivo de la máquina y, por tanto, para comprobar que todo está ok. Necesitamos garantizar el funcionamiento de los equipos en periodos de emergencia y para esto es fundamental un buen mantenimiento del equipo, para lo que se necesita una formación adecuada”, subraya Docampo.

Transporte y energía, las grandes apuestas de Genesal Energy en México

Dos centrales de ciclo combinado –Empalme II, en el estado de Sonora, y Valle de México, en el municipio de Acolman– son dos de los grandes proyectos que Genesal Energy tiene en su agenda para entregar al cliente este año en México. Los grupos electrógenos de estas mega instalaciones del Gobierno mexicano, se han diseñado y fabricado a casi 10.000 kilómetros de allí, concretamente en España, donde se encuentra la sede central de esta compañía dedicada al sector de la energía distribuida que ha hecho de la exportación la marca de la casa.

   
GEN2000HC – Empalme II                                   GEN2178TC – Tunel Coatzacoalcos

La vocación internacional de Genesal Energy se demuestra con números: sus productos están en más de 30 países de 5 continentes, el 65% de su producción se destina a la exportación y cuenta con oficinas en Perú y México, donde llegó en 2009, comprobó el potencial del país y decidió establecer una base de operaciones en 2014. Desde entonces, tiene sede propia y presencia en los principales centros financieros y productivos (México D.F., Monterrey, León y Guadalajara) del tercer país más grande de América Latina.

Más de una decena de proyectos, de casos de éxito y participaciones en obras de gran envergadura, como la planta de Cogeneración de Afranrent, el primer túnel sumergido de Latinoamérica (Coatzacoalcos) o su participación en proyectos de referencia como el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Hoy, Genesal Energy México, suministra a multinacionales, al Gobierno y a pequeñas compañías. “México tenía que ser un actor principal en nuestra expansión internacional. Tiene muchísimas posibilidades”, cuenta Iago Crespo, director general de Genesal Energy en México.

  

GEN2407H – Tunel Coatzacoalcos                GEN1719HC – Planta Afranrent 

La compañía, que no deja de crecer en el país centroamericano y que ha duplicado su facturación en tres años, pone ahora su mirada en el transporte y la energía, sectores con un inmenso potencial y posibilidades de negocio, sobre todo desde la entrada en vigor de la reforma energética impulsada por el Gobierno.“Antes, el control de los recursos estaba en manos de empresas paraestatales pero ahora los procedimientos han cambiado, hay menos burocracia y más opciones”, explica Crespo, quien afirma que el mexicano es un cliente exigente en los tiempos, en el precio “y sobre todo en el servicio”.

Innovación y servicio a la carta

Sin duda, uno de los secretos del éxito de Genesal Energy en el mercado internacional es su gran capacidad de adaptación. A su innovación constante y alto nivel de ingeniería, se suma un trato personalizado, un valor añadido que en México no pasa inadvertido. “Nos diferenciamos por nuestro servicio integral, calidad y flexibilidad”, apunta Crespo. “Cuando llegamos, nos centramos en el suministro, instalación y mantenimiento, pero cada vez más nos piden que actuemos como integradores ofreciendo, por ejemplo, paquetes completos de equipos”.

La energía renovable es tendencia imparable – Entrevista al Director general de Genesal Energy México, Iago Crespo

El futuro ya está aquí y la energía renovable es tendencia imparable

Iago Crespo, director general de Genesal Energy México

 
En México llevó los grupos electrógenos de Genesal Energy a varias centrales de ciclo combinado o el Túnel Sumergido de Coatzacoalcos. Ahora se marca otro reto: asegurar la luz al que será en 2020 el mayor aeropuerto de Latinoamérica.

La electricidad es un bien indispensable. ¿Dónde nunca puede faltar y ustedes se encargan de que eso no suceda? 

Nuestras aplicaciones de generación se pueden encontrar en todo tipo de aplicaciones e instalaciones a lo largo del mundo, como centrales de ciclo combinado y geotérmicas, hospitales, hoteles y resorts, túneles y hasta centrales nucleares, entre otros.

El mercado de los grupos electrógenos, ¿para quiénes trabajan en la actualidad?

El perfil de nuestros clientes es también variado, trabajamos con empresas públicas y privadas del sector de la construcción, instalaciones eléctricas, gas, ingenierías, desarrolladoras inmobiliarias… cualquier cliente que necesite garantizar el suministro de energía a sus instalaciones o centros productivos.

¿Qué lugares aislados, sin tendidos, se nutren con la energía que generan sus equipos?

Hemos instalado nuestros grupos electrógenos para torres de telecomunicaciones, piscifactorías, aplicaciones Black Start, que deben garantizar un funcionamiento continuo y preciso para evitar pérdidas incalculables para nuestros clientes.

¿De qué instalaciones se encuentran más orgullosos?

“Podría decir muchos proyectos que se han llevado a cabo en los casi diez años que llevo siendo parte de la familia Genesal E­nergy, pero si me tuviera que quedar con uno, diría el túnel sumergido de Coatzacoalcos, en México. Fue un proyecto donde suministramos un grupo electrógeno que está protegiendo y respaldando al primer túnel sumergido de Latinoamérica.

De Bergondo a vender a medio mundo. ¿En cuántos países está presente hoy Genesal?  

Estamos en más de treinta países, tanto a través de filiales directas o de representantes y distribuidores.

¿Y su apuesta por América Latina y, en concreto, por México?

Llevamos apostando por Latinoamérica desde hace casi 15 años y aproximadamente desde hace cuatro estoy liderando el proyecto en México, que en estos últimos años ha experimentado un crecimiento exponencial gracias a la llegada de muchísimas multinacionales del sector energético. Las últimas reformas han fomentado la inversión privada. Es una oportunidad que no debemos dejar pasar, ya que estas instalaciones y proyectos requieren y demandan soluciones de generación de alta calidad con un nivel de exigencia técnica también altísimo.

Motores a gasóleo, a gas natural, licuado… ¿qué tecnologías utilizan para generar?

Los equipos que más nos solicitan actualmente son grupos electrógenos diésel, aunque poco a poco nuestros clientes se empiezan a interesar por los equipos a gas natural e híbridos.

¿Veremos algún día grupos generadores portátiles de energías renovables made in Genesal?

No me gustaría dejar de mencionar a mis compañeros del Centro Tecnológico de Energía Distribuida (Ceted), que desde Bergondo desarrollan nuevas aplicaciones para el aprovechamiento de biomasa en un proyecto cuyo objetivo es el diseño y desarrollo de un sistema portátil de generación eléctrica y térmica a partir de la gasificación de la biomasa.

Tengo entendido que quieren convertir su planta en Bergondo en una fábrica 4.0… ¿qué implica eso? ¿Digitalización y robots?

Efectivamente, queremos ser una verdadera Smart Factory con todo lo que implica: vehículos de guiado autónomo, servicios de robotización… Es un proyecto piloto que se lleva a cabo en Bergondo y que se hará de forma escalonada y gracias una inversión de dos millones de euros cofinanciada con fondos europeos a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). El objetivo es lograr la simbiosis perfecta entre las personas y las máquinas, pero siempre en términos colaborativos. Los robots no sustituirán a los empleados. No es nuestra forma de trabajar.

¿Qué planes de expansión tiene la compañía?

Consolidamos nuestra presencia en Latinoamérica, sobre todo en México y Perú. Son mercados que todavía tienen recorrido y nuestra apuesta conlleva una estrategia a medio y largo plazo. En cuanto a proyectos en México trabajamos de manera muy estrecha con empresas españolas, mexicanas y estadounidenses.

¿Y proyectos de relevancia en cartera o en concurso?

Uno de los proyectos que seguimos muy de cerca es el del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, que en 2020 será el mayor de Latinoamérica y uno de los más grandes y modernos del mundo.

¿En qué niveles de facturación se mueve Genesal?  

Nuestra facturación anual se mueve en torno a los 10 millones de euros y uno de nuestros objetivos es alcanzar los 15 millones en 2021, lo que supone incrementar de media un cincuenta por ciento los ingresos de los últimos años y hacerlo, además, manteniendo la rentabilidad.

¿Y a nivel de empleo?

La plantilla la conforman casi setenta trabajadores.

Como empresa ligada al sector energético… ¿Qué opinan del autoconsumo y de la generación distribuida?

En España el marco es uno, pero en el caso de México hay muchas más facilidades para desarrollar proyectos de generación privada que en otros países. La reforma energética ha hecho muy atractivo autogenerar a los particulares y pequeñas empresas; también crear una muy interesante oportunidad de negocio para la construcción de centrales eléctricas y comercializar esa energía con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

¿Qué tendencias vienen en el mundo energético para las que tenemos que ir preparándonos, si no queremos que nos acaben pasando por encima?

Creo que ya no podemos hablar de futuro en el sector energético. El futuro ya está aquí, y creo que estamos viendo cómo muchos países están asumiendo compromisos de emisiones y de uso de energías renovables muy ambiciosos. Esta es una tendencia imparable que ni siquiera, a pesar de lo ocurrido durante el Acuerdo de París el año pasado, se va a ralentizar.

Fuente: Entrevista en el Correo Gallego

El SAT, nuestro servicio de asistencia técnica, crece un 40% en mantenimiento de flota en solo un año

En Genesal Energy creemos que la atención al cliente no termina al cerrar la venta de un producto, sino todo lo contrario, es ahí cuando comienza el camino hacia la fidelización, que se consigue a base de eficacia, calidad y confianza. Definir y diseñar planes de mantenimiento en función de las necesidades del cliente, tanto para grandes flotas de generadores como para unidades individuales, es la seña de identidad de nuestro Servicio de Atención Técnica (SAT), que en los últimos años ha experimentado un crecimiento espectacular, provocado en parte por un mercado cada vez más exigente.

OVIDIO ALDEGUNDE

SAT de Genesal Energy

Genesal Energy SAT es nuestro servicio de mantenimiento, instalación y reparación de grupos electrógenos que ofrece una atención especializada y profesional con el objetivo de obtener el mejor rendimiento para alargar la vida útil del equipo.

“Quien invierte en mantenimiento lo está haciendo en fiabilidad, pero también en confianza y en tranquilidad, asegura Marga González, directora de SAT, quien explica que las cifras de Genesal Energy, con una subida del 40% en servicios de mantenimiento para grupos electrógenos en el último año, demuestran que el mercado evoluciona, que está cambiando. Y con un comprador que pide cada vez más, en Genesal Energy recogemos el guante.

Nuestra división de postventa, formada en la actualidad por casi 30 profesionales, es un valor añadido para la empresa, un plus que debemos cuidar adaptando la oferta a la demanda, ofreciendo soluciones, servicios y productos adaptados, personalizados, a la carta. Así, Genesal Energy SAT cuenta con una amplia gama de propuestas entre las que destacan los mantenimientos correctivos, preventivos y predictivos cuyas principales prestaciones son las siguientes:

  • Mantenimientos correctivos: aportan soluciones de averías que dependiendo su naturaleza (mecánica, eléctrica o electrónica) ocasionan un deficiente funcionamiento del equipo llegando incluso a dejarlo fuera de servicio, lo que supondría un grave perjuicio para el usuario.
  • Mantenimientos preventivos: los servicios se adaptan al régimen de operación del equipo o grupo electrógeno (ESP o PRP) a través de un mantenimiento acorde al régimen de trabajo (inspecciones técnicas anuales, supervisión y controles virtuales…) y los denominados mantenimientos de actualización o mejora. En este caso se adapta el equipo a las nuevas necesidades del usuario (alarmas, configuraciones, cambio de cuadros de control…).
  • Mantenimientos predictivos: se trata de un sistema de telegestión y supervisión a distancia que convierte a Genesal Energy en un referente a nivel nacional e internacional, tanto en la detección de posibles averías como en el estado de cualquier grupo a nivel mundial a través de una conexión a internet fija o móvil. Los ajustes también son a distancia, repercutiendo directamente en el tiempo de actuación, que se acorta de forma muy considerable.

Atención las 24 horas

La supervisión a distancia es, sin duda, uno de nuestros elementos diferenciadores, como también lo es nuestro servicio 24 horas a través del cual nuestros clientes disponen de una asistencia técnica permanente durante los 365 días del año ofreciéndoles un servicio continuo y de máxima calidad.

Además, nuestro firme compromiso con el I+D+i a través del Centro Tecnológico de Energía Distribuida (CETED) –único en el sector– no sólo ha consolidado a la compañía en una posición líder en su campo, sino que nos obliga a mejorar con cada nuevo proyecto, en cada departamento y en cada nueva línea de negocio.

Servicios técnicos propios

Y esta apuesta por la diferenciación y la calidad se eleva en el SAT a la máxima potencia: el SAT ofrece soluciones personalizadas y exclusivas, como bancos de carga propios de gran potencia, únicos en España, hasta un equipo de técnicos de primer nivel.

 “En Genesal disponemos de servicios técnicos propios, una característica que nos distingue de la competencia”, indica su responsable, quien destaca la importancia de contar con profesionales de la casa preparados para intervenir ante cualquier incidencia”. “Nuestro personal siempre está apoyado por fábrica, por lo tanto, nuestros clientes están cubiertos en todo momento y eso es fundamental para ofrecer el mejor servicio posible”, subraya Marga González.

La posibilidad de canalizar la incidencia, de emitir un diagnóstico y de tratar el problema desde Genesal Energy en un tiempo récord sin necesidad de recurrir a servicios externos es otra garantía añadida que ofrece el servicio de postventa. Lo es porque transmite confianza, un valor fundamental cuando se trata, sobre todo, del mantenimiento de grupos de emergencia donde la búsqueda de soluciones debe ser un proceso fiable y seguro, pero también rápido.

La instalación llave en mano es otro de los servicios íntimamente ligados a la eficacia que ofrecemos en este departamento. “Realizamos toda la puesta en funcionamiento de los grupos electrógenos. De principio a fin. Cerramos el círculo”, cuenta González, quien añade que los clientes tienen a su disposición un equipo especializado que se desplaza a la ubicación del grupo para estudiar y evaluar “in situ” las distintas posibilidades de instalación.

Con el fin de garantizar una respuesta óptima e inmediata en cualquier punto del país, la empresa cuenta, por otro lado, con una decena de servicios técnicos oficiales capaz de llegar a cualquier punto de España. “Todos son profesionales altamente capacitados que conocen a la perfección los equipos que salen de nuestra fábrica”, recuerda la directora del SAT.

Formación continua

La formación es también uno de los pilares de la división de postventa, al igual que ocurre con el resto de los departamentos de la empresa. Los conocimientos se adquieren, en la mayoría de las ocasiones, en el “Training Center”, Aula de Formación de Bergondo, a cuyos cursos y talleres asisten tanto nuestros técnicos como los de los servicios oficiales que trabajan con nosotros.

El conocimiento y la innovación constantes son sin duda el camino para ofrecer a nuestros clientes una atención óptima, impecable y el mejor de los servicios.

Genesal Energy: Una pionera de las recetas anticrisis

Fachada

Periódico La Opinión / REPORTAJE

La bergondesa Genesal Energy, especializada en grupos electrógenos, crece un 12% anual tras 23 años de apuesta por la innovación, la diversificación de mercados y la exportación.

Genesal Energy puede presumir de haber apostado antes que nadie por esas recetas que tan famosas se hicieron en la crisis y tanto se han repetido en los últimos diez años como fórmulas para evitar el colapso o salir de él: la exportación, la diversificación de clientes y mercados y la innovación.

Son los tres pilares que sustentan su actividad desde hace 23 años; primero desde Cambre y desde el arranque de este milenio en el polígono industrial de Bergondo. Esta empresa creada por tres profesionales del sector de los grupos electrógenos —una especie de generadores de electricidad a escala y con capacidad industrial— insatisfechos con el modo en que sus empresas hacían las cosas, da empleo a 60 personas en España, además de a otras quince en las tres filiales que tiene en Latinoamérica. Está presente en 30 países y facturó 10 millones de euros en 2016, un 50% más que en 2008, y suma un crecimiento medio desestacionalizado del 12%. De ese volumen de negocio, un 65% lo genera en el extranjero.

El secreto  de Genesal Energy es fabricar, instalar y dedicarse a la posventa de grupos electrógenos singulares, “esos que se piden y nadie hace”, como dice José Manuel Fernández, director comercial; adaptarse a las necesidades del cliente y garantizar un servicio de instalación y posventa casi en cualquier punto del planeta. De momento ha colocado sus productos en latitudes tan distantes como Sudáfrica y Suecia o Bangladesh y México, en buena parte en lugares inaccesibles con niveles de electrificación muy bajos.

Entre los clientes de Genesal Energy se encuentran empresas instituciones e instalaciones de todo tipo, como la OTAN, el Ejército del Aire, Renfe, Gas Natural Fenosa, Red Eléctrica de España, la Clínica Universidad de Navarra en Madrid, las centrales nucleares de Almaraz, Trillo y Cofrentes o el puerto de Callao en Perú, entre muchos otros.

Genesal Energy firma los grupos electrógenos de seguridad que evitarían un apagón en el hospital Álvaro Cuáquero de Vigo, los que respondieron sin sufrir incidencias en el último terremoto de México dentro del túnel de Coatzacoalcos, que sí se resquebrajó con el seísmo, pero también varias centrales de energía que abastecen a fábricas en África; grupos electrógenos militares para bases de Irak o marinos, instalados en buques rompehielos.

CETEDEs una pyme que pelea en el terreno de las multinacionales con soluciones tecnológicas propias y el testeo al milímetro de cada uno de sus productos. Al margen de la buena respuesta del mercado, el viernes pasado recibió el reconocimiento a su labora de los profesionales de su propio sector, el del Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia (Icoiig). Genesal Energy se llevó el premio al proyecto de innovación en los galardones Galicia Industria que premian las mejores iniciativas del sector por su Hybrid microgeneration, un grupo electrógeno especialmente diseñado para el suministro eléctrico en zonas remotas donde no haya disponibilidad de red pública y que combina sistemas de generación basados en energías renovables (solar y eólica), tradicionales (grupos electrógenos) y dispositivos de almacenamiento de los excedentes energéticos “que permiten un suministro eléctrico fiable, eficiente y respetuoso con el medio ambiente”, según el jurado de los galardones. “La innovación está en el ADN de la empresa, pero desde 2011 hemos desarrollado más proyectos especiales a raíz de que creamos el Centro Tecnológico de Energía Distribuida”, explica José Manuel Fernández, en referencia al centro de I+D del grupo y en el que han desarrollado soluciones propias para la industria.

OVIDIO ALDEGUNDE “Todas y cada una de nuestras máquinas se prueban aquí, en un banco de carga que las somete a las condiciones más exigentes que va a poder soportar para comprobar su funcionamiento”, añade. Entre esos “proyectos especiales” que la firma bergondesa tiene y testa están los grupos electrógenos militares, capaces de trabajar al 100% de capacidad a 50 grados de temperatura, o los marinos, que son sometidos a 32 grados bajo cero durante cinco días seguidos para ponerlos a prueba. Los pedidos militares o nucleares imponen pruebas muy exigentes como lanzarlos desde un metro de altura o a soportar su transporte con obstáculos capaces de destrozar los ejes de un camión. Hace ya 17 años Genesal Energy hizo un prototipo para los trenes de cercanías de Renfe y es la única empresa que provee esos equipos. Por eso su director comercial presume de que la innovación es una de las patas de la empresa desde el principio. La otra es la exportación, un camino que inició en los noventa, cuando vender fuera era “casi exótico” en Galicia —Inditex empezó de hecho en el 88 y por Portugal—. Los inicios corrieron a cargo del director general, Fernando Cueto, que aprovechó la proximidad idiomática para lanzarse a Latinoamérica y Sudamérica, aunque sin una estructura como la que tiene hoy en día —Genesal Energy no abrió sus tres filiales de Perú, Panamá y México hasta 2010—. A partir de 2002 la compañía añadió a estos destinos nuevos mercados gracias a una alianza con una asociación de fabricantes que la llevó a Kazajistán, Angola, Yemen, Croacia, Dubai, entre otros, y más tarde, a los países del Norte de Europa y el mercado árabe.

Precisamente por esta expansión, el personal de Genesal Energy ha pasado por todo tipo de vicisitudes y situaciones de verdadero riesgo que darían para un libro pero también sabe con qué protocolo y tipo de maquinaria puede llegar a casi cualquier lugar del planeta. Este saber hacer, pero también el contar con una política de horario adaptado para los padres de niños en edad preescolar y escolar, un cheque-guardería y la apuesta por la formación dentro y fuera de la empresa fueron reconocidas por la directora xeral de Emprego, Covadonga Toca, en una reciente visita a la planta.

 “Es un orgullo ser el director comercial de una empresa como esta en la que todo el mundo está implicado y convencido de lo que hace. El equipo es joven; la media de edad está por debajo de los 40 años y no tenemos la vocación de ser una multinacional. No queremos crecer por crecer, sino porque hacemos las cosas bien y damos soluciones”, concluye José Manuel Fernández.

PASOS PARA SELECCIONAR UN GRUPO ELECTRÓGENO

Seleccionar un grupo electrógeno - Genesal Energy

Seleccionar un grupo electrógeno

Cuando existe la necesidad de contar con estos equipos, ya sea para asegurar el suministro de electricidad ante un fallo del suministro normal en nuestro lugar de residencia o de trabajo, o bien rebajar nuestro gasto económico en energía, es necesario saber cómo seleccionar un grupo electrógeno correctamente.

A medida que responda las interrogantes, podrá tener una idea aproximada de la capacidad que deberá tener a la hora de seleccionar un grupo electrógeno.

¿Qué debe seguir funcionando en caso de cortes de energía programados o inesperados?

En este punto, y si se contemplan motores eléctricos, una buena aproximación es considerar como regla general que la “corriente de arranque” es igual a 3 veces la corriente nominal o de trabajo, si el motor es arranque estrella triángulo; 6 veces la corriente nominal o de trabajo, si el motor es arranque directo. En el caso de ascensores, los motores eléctricos pueden estar con partidores suaves o variadores de frecuencia, y la corriente de arranque se puede estimar en 2,5 veces la corriente nominal o de trabajo.

Por lo general, la potencia de un motor expresada en HP (o caballos de fuerza), se convierte a consumo eléctrico multiplicando este valor por un factor de 0,746, dando por resultado kilowatts (kW). Por lo tanto, todos los motores eléctricos se deben llevar a la unidad de potencia kW y aplicar el factor que corresponda a su tipo de partida.

 

 

¿Qué zonas deben continuar con iluminación básica?

Se deberá calcular en base a la cantidad total de fuentes lumínicas, multiplicado por el consumo expresado en Watts de cada una de ellas, y el total se dividirá por 1.000 para obtener kilowatts. Teniendo las respuestas a las preguntas anteriores, se tendrá a grosso modo una idea del tamaño del equipo.

¿Quién dimensiona exactamente el grupo electrógeno?

La determinación del tamaño o capacidad del grupo electrógeno y su configuración, son parte del proyecto eléctrico, mecánico o de obra civil, el cual definirá:

  • Potencia necesaria para cubrir necesidades presentes y futuras.
  • Elementos que debe incorporar el equipo (arranque manual o automático, operación en paralelo con otros equipos o con la red pública, insonorización, depósitos de combustible auxiliar, calefactores, etc.).
  • Normativas legales a cumplir (eléctrica, ruido, emisión de gases y partículas).
  • Lugar donde serán instalados el o los equipos (bajo techo, intemperie, elevación sobre el nivel del mar, ambientes polvorientos, etc.).

Ejemplo: ¿Cómo estimar la potencia del grupo electrógeno?

Comunitel-Vigo_3Finalizaremos con un ejemplo de cómo estimar la potencia de un grupo electrógeno para un edificio de apartamentos de 12 pisos con los siguientes equipos a respaldar:

  • 1 Ascensor de 15 kW: arranque con variador de frecuencia (VF), 380V.
  • 2 bombas de agua: 10 HP c/u, arranque estrella-triángulo (E-T), 380V.
  • 1 bomba caldera: 5 HP arranque directo (DOL), 380V
  • 1 escala presurizada para incendios: 15 HP, arranque directo (E-T), 380V.
  • Iluminación pasillos comunes: 5,5 kW (55 fuentes de 100 W c/u), 220V.
  • Iluminación Hall de acceso: 1,5 kW (15 fuentes de 100 W c/u), 220V.
  • Portón acceso vehículos: 0,5 kW, arranque directa (DOL), 220V

A continuación, haremos el cuadro de cargas y se definirán las potencias de arranque de cada equipo. Para este caso, veremos el escenario con más demanda para el cálculo del grupo electrógeno, uno con ascensor y otro con la escala presurizada, ya que ambos no funcionan en forma simultánea.

 

 

Cuadro de Cargas
Equipo Potencia Nominal (kW) Tensión (V) Potencia Equivalente 380 V (kW) Tipo de arranque Factor de arranque Potencia de arranque (kW)
Ascensor 15 380 15 VF 2,5 37,5
Bomba de agua 7,5 380 7,5 E-T 3 22,5
Bomba de agua 7,5 380 7,5 E-T 3 22,5
Bomba de caldera 3,7 380 3,7 DOL 6 22,2
Escalera pres. 11,2 380 11,2 E-T 3 33,9
Iluminación pasillos 5,5 220 1,9 1 1,9
Iluminación hall 1,5 220 0,5 1 0,5
Portón 0,5 220 0,5 DOL 6 3,0
Total con ascensor TOTAL 36,6
Total con escala presurizada TOTAL 32,8
Total potencia de partida con ascensor (kW) 110,1
Total potencia de partida con escala presurizada (kW) 106,2

 

Recordar que este cálculo es una estimación, la potencia final del grupo electrógeno definitivo no será mayor al que calcularemos pero si podría ser menor. En cálculos más exactos se deben considerar factores como tipo de cargas lineales o no lineales, factores de uso, simultaneidad de los arranques…

La peor condición es con el ascensor funcionando, es decir 110,1 kW: Esta potencia es la máxima transitoria que podría eventualmente solicitarse al generador, el cual tiene un factor de potencia de 0,8 (valor para todos los alternadores AC estándar). Entonces, se tiene que kVA = kW / 0,8

Entonces, la potencia aparente (kVA) del generador será de: 110,1 / 0,8 = 137,6 kVA, potencia máxima transitoria solicitada al grupo electrógeno considerando que todos los equipos arranquen simultáneamente. Sin embargo, la potencia cuando todos los equipos estén funcionando será de 36,6 / 0,8 = 45,8 kVA.

 

 

¿Arranque simultáneo o secuencial?

A la hora de seleccionar un grupo electrógeno también hay que definir la potencia que debe tener. Esto será en función de factores de simultaneidad y de uso que aplican los proyectistas eléctricos.

Para nuestro ejemplo, una buena aproximación es aplicar un factor de 0,8 a la potencia máxima calculada, es decir 137,6*0,8 = 110 kVA, que esta será la potencia Stand-by o de emergencia que deberá tener el grupo electrógeno.

No obstante, si se pudiera hacer una secuencia de partidas de los equipos, con los equipos arrancando de manera secuencial, la condición más crítica para el grupo electrógeno será cuando todos los equipos estén funcionando y arranque el ascensor, cuando la potencia máxima solicitada será de (36,6 kW – 15 kW) + 37,5 = 59,1 kW

En este caso, la potencia aparente será 59,1 / 0,8 = 73,9 kVA. Aprecie la diferencia que resulta considerando un arranque simultáneo de todos los equipos (110 kVA) comparado con el arranque de los equipos en forma secuenciada (73,9 kVA), un 33%.

Con este valor de potencia, el cliente ya puede comenzar una evaluación preliminar técnico-económica de su necesidad de respaldo de energía.

En resumen, para seleccionar un grupo electrógeno se debe considerar:

  1. Definir que equipos se conectaran al grupo electrógeno.
  2. Dimensionar el grupo electrógeno en función de los equipos que se conectarán.