Nuestra energía, más cerca de las estrellas